sábado, 29 de septiembre de 2012

BOCADITOS DE LIMÓN Y FRAMBUESA



Por fin podemos volver a encender los hornos. Al fin ha llovido ¡¡¡un año sin ver la lluvia!!! Así que ayer, aunque me empapé, me pareció que era un día estupendo... y además, hice un descubrimiento, aunque llevo una semana de vacaciones, cuando realmente estoy de vacaciones es cuando estoy trabajando ¿y cómo puede ocurrir algo así? Os pongo los hechos para que lo entendáis (como antecedente os digo que tengo en casa trabajando a la mejor chica, del mundo mundial, que cuida de mis niñas cuando yo estoy trabajando: Mª José):

UN DÍA DE TRABAJO:

6:15 Suena el despertador.
7:00 Salgo al trabajo.
7:30 Llego a trabajar.
8:00 Me tomo un café con mis compañeros tras una charla agradable (hemos decidido no hablar de crisis porque si no, empezamos mal el día).
8:00-15:10 Trabajo toda la mañana en un despacho en silencio, con un trabajo en el que, si me olvido de para quien trabajo, estoy feliz porque me encanta y hay muy buen ambiente.
15:15 Salgo de trabajar.
15:45 Llego a casa, la mesa está puesta y como.
16: 30 Mis niñas se levantan de su siesta y salimos y jugamos toda la tarde.
19:30 Baño y cena niñas.
20:30 Niñas a dormir.
21:00 A descansar nosotros, cenar, acostarnos....


UN DÍA DE "VACACIONES" DESDE QUE MI HIJA VA AL COLE:


6:30 Suena el despertador.
7:15  Despierto a mi hija que ya ha empezado el cole (3 años)
7:30-8:00: Amenazas de "bébete la leche ¡¡¡ya!!!", mirando el reloj a punto de darme un ataque porque no llegamos al cole y yo tomándome el café casi frío.
8:00-8:30: Atasco desde casa al cole, mirando perpleja como los padres son capaces de todo por adelantar un puesto en la fila de coches, como si con eso fueran a retroceder en el tiempo y llegar antes o a ganar un premio.
8:35: Dejo a Eva en la puerta del cole y salgo corriendo a meterme en otro atasco de 30 minutos para llegar a casa (en condiciones normales son 10 minutos).
9:00-12:00: Llego a casa, despierto a la enana, cambio pañales y ropa, le doy de desayunar, limpio la casa porque mi querida Mª José se ha ido de vacaciones.
12:00: Salgo para el cole a recoger a Eva (otro atasco, hasta el lunes no se queda en el comedor y empiezan las clases hasta las cinco, miedo me da pensarlo).
12:30: Cojo a Eva, volvemos a casa (otro atasco).
13:00: Tras otros cuantos "gritos" porque no quiere ir al servicio ni lavarse las manos, les doy de comer a las dos, las acuesto, preparo la comida para mi marido y para mí, comemos, quito la mesa, se depiertan, juegos y salidas tooooooooda la tarde.
El resto del día es como si trabajase así que no os suelto más rollo.




¿Comprendéis que deseo que llegue el lunes y volver al trabajo?¿Que vuelva nuestra Mª José? Hasta hay momentos de delirio, que me imagino en mi despacho en silencio... aunque luego, vuelvo a la realidad, y comprendo que me estoy perdiendo muchísimas cosas con las enanas que esta semana, a pesar de lo caótica que ha sido, sí he vivido.


Así que, para cuando necesitéis un momento de relajación y paz, os propongo unos bocaditos de limón y frambuesa, tumbados en el sofá viendo, por fin, llover a través de la ventana.

BOCADITOS DE LIMÓN Y FRAMBUESA:

- 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 100 gr de azúcar.
- 2 huevos.
- El zumo de un limón.
- La ralladura de un limón.
- 1/2 cucharadita de levadura en polvo.
-  150 gr de harina (si vemos que la masa queda muy líquida vamos añadiendo un poco más de harina).
- Mermelada de frambuesa.

En un bol batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta conseguir una consistencia cremosa. Añadimos el huevo, la ralladura y el zumo de limón y mezclamos todo bien.
Incorporamos poquito a poco la harina tamizada y el azúcar y amasamos . Extendemos la masa entre dos papeles de horno y la metemos en el frigorífico durante un par de horas. Cortamos las galletas, mientras precalentamos el horno a 180º. Ponemos las galletas en las bandejas y horneamos durante 10 minutos a 180º.
Las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla, una vez que están completamente frías, ponemos un poco de mermelada en una galleta y cerramos con otra galleta. Finalmente, espolvoreamos con azúcar glass.

Y, como siempre, os recuerdo el concurso en el que sorteo el libro de Peggy Porschen:




Que tengáis un buen domingo. 

viernes, 21 de septiembre de 2012

¿COMBATIMOS UN POCO ESTE CALOR?: PINK LIMONADE (O LIMONADA ROSA)


El calor sigue, no sé como está la cosa en la Península, mis hermanos me han dicho que hace muchísimo calor (viven en el centro), aunque en el telediario he oído que, en algunas zonas ha empezado a refrescar y a llover, pero aquí en Canarias no, aquí sigue haciendo un calor  impresionante e insoportable. Un calor tan húmedo, tan húmedo que no apetece moverte de casa en todo el día, y digo de casa porque tenemos aire acondicionado porque si no, diría que no apetece salir de las tiendas, restaurantes o bares.... y para aquellos que no tienen que trabajar porque estén de vacaciones, ni llevar a niños al cole, etc... lo mejor de  lo mejor: Lo único que le apetecerá es estar todo el día en la playa. Pero claro, si estás en la playa tienes que salir en algún momento del agua, y si estás en casa en algún momento tendrás que salir del "convento". Así que, al final, lo verdaderamente bueno es pasarse el día tomando cosas frescas y, a ser posible, sanas, como esta limonada rosada (me gusta más en ingles Pink Limonade qeu así parece más interesante ¿o no?), con la que os sigo presentando recetas del libro "Boutique Baking" de Peggy Porschen para el concurso que estoy realizando y cuyo premio es el propio libro ¿No lo tienes?  Pues ya sabes, échale un ojo al concurso y, si te apetece participar, pues adelante, me encantará ver tu propuesta (tienes hasta el 15 de octubre).



 
Es una limonada, sencilla, la de toda la vida, pero con un toque de zumo de frutas del bosque que le da un toque distinto (y a la presentación un toque "chic" y divertido). En casa ya la he hecho tres o cuatro veces en el último mes y cae toda sobre la marcha.

Para los canarios, una buena opción para pasar lo que nos queda de calor y para los peninsulares y demás, si ya no hace tanto calor como aquí, para pasar una rato recordando el verano antes de que llegue el frío invernal.



LIMONADA ROSA (PINK LEMONADE):

- 100 mlde zumo e limón recién exprimido.
- 100 ml de azúcar glass.
- 500 ml de agua muy fría.
- 60 ml de zumo de frutas del bosque (o de fresa o arándanos).
- Cubitos de hielo y rodajas de limón para servir.

Ponemos el zumo de limón, el azúcar glass y el agua en una cacerola y esperamos a que hierva y nos aaseguramos que el azúcar esté completamente disuelto. Esperamos a que enfríe, y le añadimos el zumo de frutas del bosque. Lo metemos en el frigorífico hasta que esté frío y lo servimos con las rodajas de limón y los cubitos de hielo.

Como os digo, una forma diferente de ver y tomar la clásica limonada de verano.

¡¡¡¡Buen fin de semana a todos!!!

viernes, 14 de septiembre de 2012

CUCURUCHOS DE CROQUETAS: RETO "MAMÁ, QUE RICO"



Este mes hemos publicado un poco más tarde nuestra propuesta de reto mensual "Qué rico, mamá". Pero la vuelta de las vacaciones siempre es así, un poco desastre hasta que todo vuelve a la normalidad. Esta vez, aunque es raro en nosotras, la propuesta ha sido algo salado: Unas croquetas. Como siempre, os animo a que visitéis las ideas de mis compañeras:


Cuando me puse a escribir esta entrada, lo primero que pensé fue que empezaría con una frase "¿A qué niño no le gustan las croquetas?" Yo creo que ninguno y luego, iba a preguntar "¿A qué persona no le gustan las croquetas?" Pero al hacer esta pregunta, me he dado cuenta, que conozco a dos personas que no les gusta su textura ¿os lo podéis creer? La verdad es que estas dos personas para comer son más raras que perros verdes (y si leen esto se reirán porque saben que es verdad). Pero hasta que me he acordado de que a ellas no les gustaba, yo pensaba que las croquetas les gustaban a todo el mundo porque son blanditas y crujientes a la vez y porque admiten mil sabores distintos, todos los que se nos ocurran.
Lo que sí creo es que a todos los niños les gustan las croquetas, es una de las primeras cosas distintas a los purés que empiezan a probar cuando el pediatra te dice eso de "ya puedes ir dándole trocitos, que muerda, que coma tortilla francesa, croquetas caseras...". Y es que, les gustan desde que las prueban y lo bueno es que, enmascarado en las croquetas puedes hacer que coman pescado, verduras... es decir, todas esas cosas que no se comerían de ninguna otra manera.
Yo esta vez las he hecho de merluza y gambas (una de mis favoritas) y, aunque yo las suelo hacer a ojo (es decir, no calculo las cantidades, lo hago como lo hacía mi madre), esta última vez medí más o menos las cantidades que iba usando para daros una receta que no pusiera "a ojo" en todos sitios.



CROQUETAS DE MERLUZA Y GAMBAS:
- 200 gr de gambas peladas (reservamos las cáscaras).
- 300 gr de merluza.
- 200 ml de caldo de pescado.
- 500 ml de leche entera.
- 150-200 gr de harina (no la pesé desde el principio, se me pasó por la costumbre, pero debe ser más o menos eso).
- 50 ml de AOVE.
- Huevo.
- Pan rallado.
El caldo de pescado lo hago cociendo la merluza, las cáscaras de las gambas, un tomate, un puerro, una zanahoria, un poquito de estragón, sal y un buen chorreón de aceite de oliva. Cuando rompa a hervir contamos dos o tres minutos y sacamos la merluza, el resto lo dejamos hervir unos 15 minutos más. Quitamos las espinas de la merluza y la piel (y si queremos se la volvemos a añadir al caldo).
Sofreímos la harina y, cuando esté, le vamos añadiendo el caldo y la leche poco a poco hasta que se quede una mezcla homogénea, sin grumos y los suficientemente espesa, añadimos la merluza desmenuzada y las gambas picaditas, removemos todo bien y retiramos del fuego. Dejamos enfriar. Cuando esté completamente frío, formamos las croquetas y las pasamos por huevo batido y pan rallado. Las freímos en abundante AOVE y ya está.
Si se las presentamos a los niños en cucuruchos les daremos un toque divertido que les encantará (en casa ha sido así).
¡¡¡¡Buen fin de semana a todos!!!!

viernes, 7 de septiembre de 2012

MACARONS DE CREMA VALENCIANA


Os tengo que hacer una confesión: He caído rendida a los pies de los macarons. Son buenísimos. Son delicados al paladar y admiten millones de sabores.  Y además de estar buenos, por qué no decirlo; son bonitos, da gusto ver su delicadeza y los colores que (naturales o no) pueden tener.
No sólo es que me guste saborearlos, es que me encanta hacerlos. Hacer la pasta del macaron y mezclarlo con cuidado para que las claras no bajen. Hacer los montoncitos y esperar a que se sequen para que luego se forme el "pie" del macaron al hornearlo. Para mí se han convertido en una de las cosas más placenteras de cocinar.
Tanto me he aficionado últimamente que en sólo una semana, mi publicación mensual en MDMujer son unos macarons de limón rellenos de lemon curd y, mi aportación para el concurso que organiza mi querida Cuinera, de "Cocinando en un rincón del mundo" en colaboración con Nova Orxata son también unos Macarons, en este caso rellenos de una deliciosa crema de valencia o crema de horchata, en algunos casos ligeramente caramelizada y, en otros, con un toquecito de canela.



Os dejo la receta. Los que hayan hecho macarons saben que la explicación de como hacerlos en más tediosa que lo que realmente es cuando les has llegado a coger el truquillo.



MACARONS DE CREMA VALENCIANA:
- 150 gr almendra en polvo
- 150 gr azúcar glas
- 55 gr clara de huevo  (para la mezcla de almendra)
- 150 gr azúcar
- 50 gr agua
- 55 gr clara de huevo (para el merengue)
- Unas gotitas de colorante beige.
- 1/2 cucharadita de cremor tártaro.

Tamizamos la almendra con el azúcar glass. Mezclamos la mezcla anterior junto con la clara de huevo reservada para ello. Montamos las claras con el cremor tártaro hasta que queden  firmes. Mientras las montamos ponemos en un cazo el azúcar blanquilla con el agua (recordad no remover cuando empiece a hervir), una vez que empiece a hervir contamos 3 minutos y ya está Cuando tengamos el almíbar lo vamos añadiendo en forma de hilo continuo a las claras montadas sin parar de batir, para formar un merengue italiano. Cuando tengamos el merengue le añadimos la pasta de almendras y las gotas de colorante y vamos mezclando con movimientos cuidadosos y envolventes hasta conseguir que esté todo integrado.
Volcamos la mezcla en una manga pastelera con una boquilla ancha y  vamos haciendo montoncitos en un papel de hornear con círculos marcados o, como es mi caso en un tapete de silicona para macarons.


CREMA VALENCIANA:

- 250 ml de horchata de Valencia.
- 150 ml de nata.
- 2 yemas de huevo.
- La cáscara de medio limón.
- 40 gr de azúcar glas.
- 2 cucharadas soperas de Maizena.
- 1 pizca de canela.
- 1 poco de azúcar blanquilla.

Ponemos a hervir la horchata, la nata (reservando un poco para disolver la Maizena), el azúcar, las yemas ligeramente batidas y la cáscara de limón y movemos lentamente hasta que hierva. Mezclamos la Maizena con la nata reservada. Cuando la mezcla anterior rompa a hervir añadimos la Maizena diluída y lo tenemos removiendo unos 3 minutos. Esperamos que se enfríe.

Cuando montemos los macarons ponemos una tapa de macaron y la crema valenciana encima, y aquí tenemos las dos opciones de macaron:
1. Añadirle una pizca de canela encima y tapar con la otra tapa de macaron.
2. Añadirle un poco de azúcar blanquilla y quemar con un soplete.

Las dos deliciosas, no sé con cual me quedaría (aunque la canela me pierde).



Bueno, pues con esta receta, como os imagináis participo en el concurso que mi amiga Cuinera de "Cocinando en un rincón del mundo" y Nova Orxata han organizado y que consistía en hacer cualquier receta utilizando chufas u horchata.



Y, ahora os recuerdo que no os olvidéis del concurso que yo estoy organizando: I Concurso de Dulces Internacionales.

¡¡¡¡Buen fin de semana a tod@s!!!!

sábado, 1 de septiembre de 2012

¡¡¡¡VUELTA!!!! NEAPOLITAN MARBLED CAKE Y…¡¡¡CONCURSO!!!



1 de septiembre: La última entrada que publiqué fue el 7 de agosto y, aunque mis vacaciones “reales” aún no han comenzado, sí que me vino bien parar y descansar un poco del mundo Blogger. Durante este tiempo, además de descansar y estar con mi familia, he aprovechado para, como os comenté, hacer un curso (que finaliza la próxima semana) con Mariola de “El osito con zapatos nuevos”, de diseño gráfico con Corel Draw. Si os digo que el curso está siendo fantástico os diría poco… ya veréis las maravillas que hago a partir de ahora con los toppers y decoraciones para cumples, etc ¡¡¡os vais a quedar impresión@dos!!! (sobre todo los que saben que yo soy una nulidad de la informática y del dibujo).

Por otra parte, me ha dado tiempo para ir viendo la multitud de libros de cocina que tengo (unos antiguos, otros no) e ir poniendo post-it por aquí y por allá para hacer diferentes recetas.

… Y finalmente, he tenido la oportunidad de planear un concurso (bueno más bien dos, pero no adelantemos acontecimientos . Un concurso ¿con qué motivo? En primer lugar porque me apetecía, he participado en algunos concursos desde que empecé con “El Pastelito Valiente”, algunos los he ganado, otros no… pero siempre me ha encantado participar y pensar qué receta hacer. En segundo lugar, porque estoy feliz con mi blog, desde que lo empecé no he hecho nada más que descubrir un mundo apasionante y, no sólo en la cocina, sino en el diseño, en la fotografía… y, sobre todo, en la gente que se mueve alrededor de este mundo, cada persona que te deja un comentario o te escribe un correo diciendo que lo ha probado, que le ha gustado, que vaya fotografía… en fin, todos vosotros (aunque algún disgustillo también me he llevado, pero no cuenta).

Una de las dificultades con las que me he encontrado cada vez que participaba en un concurso de recetas era pensar en qué hacer; si algo dulce o salado…así que, para evitar este dilema, he decidido realizar dos concursos. Uno de recetas dulces y otro de recetas saladas. Hoy os presento el de recetas dulces y el sábado 29 de septiembre os presentaré y dará comienzo el de recetas saladas, hay un premio para cada uno y son concursos completamente diferentes. Se puede participar en los dos o en uno o en ninguno, si no os apetece. Así que, sin más preámbulos, os presento:


I EDICIÓN DE DULCES INTERNACIONALES “EL PASTELITO VALIENTE”

 
El premio como veis será un libro completamente “Dulce”: El nuevo libro de Peggy Porschen “Boutique of Baking”. Os iré presentado diferentes recetas a lo largo de este mes para que veáis las maravillas que hace. Os digo que ya he probado este Neapolitan Marbled Cake, El Banana Loaf con frosting de plátano, el Layer Cake de Dulce de Leche, la tarta de chocolate blanco y la limonada rosada  y todos, absolutamente todos están buenísimos, de esos dulces que cuando los prueba la gente, sólo se oye el ruido de las cucharas y las bocas y “ummmmmmmm”.

Sí, sí… el libro está en inglés, pero si todos o casi todos tenemos un blog y todos manejamos Internet (porque para llegar a ver esto es así), pues también todos sabemos manejar el traductor de Google, que aunque tiene fallos, para lo nuestro sí que vale.

REQUISITOS DEL CONCURSO:

- Elaborar un dulce internacional (da igual que sea tarta, galleta, bizcocho…), lo que sea, pero que sea típico de algún país.
- Que en la entrada en la que publiquéis dicho dulce habléis un poco de la historia del mismo, de dónde es típico, etc. (Vamos a culturizarnos un poco culinariamente JEJEJEJE)
- Dejar un comentario en esta entrada diciendo que se participa en el concurso y el enlace a la receta que concursa.
- No hace falta tener blog, quien no lo tenga que me mande un correo a (elpastelitovaliente@gmail.com) diciendo que quiere participar, y mandándome las fotos de la receta (y la historia del dulce).
- Tampoco hace falta llevarse el logo (si lo hacéis os lo agradezco por lo de darle difusión y eso, pero no hace falta), tampoco hace falta hacerse seguidor.
- El plazo de concurso comienza hoy (1 de septiembre de 2012) y termina el 15 de octubre de 2012.
- El jurado del concurso seremos mi marido y yo, somos difíciles de convencer, os lo advierto, porque nos gusta comer y probar de todo y, a mí sobre todo, me apasiona la historia, así que asi reúno dos de mis aficiones, cocina e historia.

Y, después de tanto rollo, os dejo la primera receta que he hecho del libro "Boutique Baking" de Peggy Porschen:



NEAPOLITAN MARBLE CAKE:

- 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 250 gr de azúcar glas tamizado.
- Una pizca de sal.
- Las semillas de una vaina de vainilla.
- 5 huevos medianos.
- 250 gr de harina común tamizada.
- 25 gr de cacao tamizado.
- 25 ml de leche.
- Colorante rosa.

Sirope de azúcar:
- 150 ml de agua.
- 150 gr de azúcar glass.

Precalentamos el horno a 175º.

Ponemos en un bol la mantequilla, el azúcar glass y las semillas de vainilla y las batimos hasta que quede blanquecino y esponjoso.
Batimos los huevos en un bol aparte y los vamos añadiendo poco a poco a la mezcla de mantequilla (sin parar de batir la mezcla). Si la mezcla comienza a separarse le añadimos una par de cucharadas de harina para que se vuelva a mezclar la mantequilla.
Dividimos la mezcla anterior en tres partes iguales Una parte la mezclamos con el colorante rosa, otra con el cacao y la leche y, la última, la dejamos así.

Engrasamos un molde y ponemos primero una de las mezclas, luego la segunda y, por último, la tercera. Remobemos ligeramente con una espátula para darle un efecto marmoleado. Horneamos durante 50-60 minutos.

Hacemos el sirope de azúcar, calentando en un cazo el agua junto al azúcar durante diez minutos, sin remover.

Cuando el bizcocho esté hecho, lo sacamos del horno, lo dejamos reposar diez minutos y, sin sacarlo del molde, le echamos el sirope de azúcar por encima. Una vez esté templado, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar. 
Por cierto, no os penséis que me he comido todos esos platos que he preparado, los he probado (algunos más que probado…), porque si no me iba a poner como una vaca en pleno verano… pero a los que nos hemos quedado trabajando este infernal mes de agosto los he hinchado (todas las semanas he llevado algo nuevo al trabajo y os digo que sólo se oía UMMMMMMMMMM).




Bueno, espero que os animéis a conseguir este fantástico libro que tan de moda está ahora mismo. ¡¡¡¡Buen fin de semana a todos!!!!