miércoles, 30 de mayo de 2012

UNA OPINIÓN MÁS... ¿Y TÚ QUÉ PIENSAS?

La verdad es que no pensaba publicar ninguna entrada hasta el sábado, pero al leer la entrada de Isabel hoy me apeteció unirme a esta iniciativa que ya no sé bien quien comenzó (pensaba que fue Biscayenne, pero ella también se unió leyendo a... mejor seguid su entrada y ya está porque me pierdo).



Yo comencé este blog por simple afición a la cocina. Supongo que como muchos, llevaba años pasando por distintos sitios de forma anónima y un día me dije y ¿por que yo no? Me encanta la cocina, de siempre me ha gustado. Muchas veces lo cuento y es que, tal vez, la culpa la tenga mi madre, por dos motivos: El primero es que es una gran cocinera, pero sin "chorradas" decorativas y esas cosas, una cocinera de las de toda la vida, de esas que pruebas un plato y quieres la receta ya porque es fácil, sabrosa y buena. El segundo motivo es que cuando me fui a estudiar fuera, aunque estuve años en una residencia de estudiantes en la que no tenía que cocinar, luego me fui a un piso con mi hermano y mi madre ni una sola vez nos dio comida hecha en casa para que nos la lleváramos en tupper. Decía que cuando íbamos a casa ella quería disfrutar de nosotros y no pasarse el día cocinando, que ya éramos mayores y que si queríamos comer bien o a base de bocadillos era cosa nuestra. Así que ahí empezó mi andadura con la cocina... descubrí el placer que da probar la comida directamente de la olla para ver si está en su punto, el placer de invitar a mis amigas a comer y que me dijeran lo bueno que estaba o que si quería asesinarlas... y finalmente este gusto por cocinar se fue agrandando hasta hoy en día, en el que mi probador oficial (mi marido) me anima día a día porque le gustan "casi" todos mis experimentos.

- Últimamente he leído diferentes blogs que están "cerrando" porque no se encuentran a gusto. Yo empecé el blog para mí, me gusta, es como mi casa. Es mi afición. Todos los que tenemos hijos, sobre todo de la edad de las mías (1 y 2 años) sabemos que el tiempo deja de ser tuyo para volcarte en ellos y este es mi pequeño espacio, virtual pero, al fin y al cabo mi espacio. El día que no quiera seguir no seguiré y ya está, no siento ninguna presión por ello, me gusta que me sigan, siento mucha afinidad por gente que he conocido en este mundo y con la que, pase lo que pase, pienso seguir manteniendo el contacto.

- Me gusta ver fotos bonitas ¿a quién no? Pero no se utilizar el Photoshop, ni tengo tiempo y, sobre todo, mi cámara es una "cutrecámara" compacta y que no pienso cambiar, por dos motivos, el primero que a mí me gusta cocinar, con la fotografía lo intento y ya está. El segundo motivo es el económico, una reflex cuesta un montón y, ni lo tengo, ni me parece que sea necesario para mostrar la comida.

- Mi intención con el blog es simplemente tener un rinconcito para mi afición y que alguien, si le gusta algo, lo haga y me cuente.

- Tengo un problema con las cosas de cocina (y las de papelería)Y yo si tengo muchas cosas de cocina, trapos, manteles, cubiertos, vasos, cajas... que he ido recopilando a lo largo de mi vida o se los "he robado" a mi madre, pero esa manía la tengo de siempre, no ahora con el blog... reconozco que me ha venido bien porque me sirve de "atrezzo", pero no es un fin para el blog. Simplemente me encantan las cosas de cocina, es una manía que tenemos mis hermanas y yo, incluso mi hermana mayor que no hace ni un huevo frito tiene montones de cosas de cocina. Esto se extiende, en mi caso, a las cosas de papelería, me encanta abrir un libro y olerlo, oler la madera de los lápices de colores... y el regalo que más ilusión me puede hacer es una "chorradita" de cocina o un lápiz, me recuerda a cuando los visitadores médicos le regalaban cosas a mi padre y me las traría. Todo lo que saco en el blog lo uso casi a diario y, lo único que he comprado especificamente son unas telas con flores y no las compré a la primera porque me parecieron caras y, al final, conseguí unos retales en una tienda de toda la vida de aquí que me los dejaban tirados de precio.

- No le quito ni un minuto a mis hijas para dedicarlo a hacer tropecientas mil entradas para el blog, publico una vez a la semana y siempre algo que nos haya gustado mucho en casa, si no nos ha gustado no publico. Además, entre trabajo y niñas no puedo hacer más entradas, aunque a veces me entran ganas, admiro a los que las hacen.

- No me gusta el fondant, las buttercreams, etc... me parece que como decoración son espectaculares (otras no tanto, pero para gustos colores), pero donde esté una buena tarta San Marcos, una Selva Negra, una Linzer, la repostería árabe, la nata montada, la crema pastelera... ohhhhhhhhhhhh, eso sí que sí, eso me gusta muchísimo.
Tampoco me gustan los colorantes, ni los bizcochos secos para aguantar el peso, me gustan las cosas naturales. La única debilidad que tengo por la repostería amerícana son las cookies, me gustan muchísimo (y los bundt cakes, por sus maravillosas formas, pero sólo tengo un molde porque no me da para más).

- Hago recetas que no publico porque no me quedan bien, no una ni dos sino muchas. Algunas han ido a la basura (y eso que he seguido los pasos a rajatabla o no, porque mis niñas se han puesto a jugar a mis pies y no me he dado ni cuenta de lo que he hecho), otras no han llegado a la foto porque nos las hemos comido antes y otras no las recomendaría.

- Sí que me gusta ver fotos preciosas, tal vez porque sé que nunca me van a salir así y me gusta verlas, pero antes que ver un blog con buenas fotos y ya está, prefiero ver un blog sin buenas fotos pero con una receta que sé que voy a hacer y que está lleno de contenido y de personalidad, que me quedo leyendo la historia que cuenta y me sirve para evadirme un rato y reírme, o pensar. Yo si leo las entradas de la gente, mi alma cotilla me delata.

- No suelo mostrar platos salados porque no soporto que se enfríen mientras les hago fotos y porque soy tan patosa que no sé ni colocarlos. Tampoco suelo hacer fotos de porciones de tartas porque normalmente son para algún evento (cumpleaños, fiesta...) y, no me gusta llevarlas "empezadas", me gusta ese momento de partir la tarta delante de la gente y que todo el mundo diga "ooooooooooooooohhhhhhhh". Sólo hago fotos de porciones cuando la tarta se queda en casa y no es para ningún cumple nuestro, que si es así, hago la foto de la tarta y ya está, la tarta se corta cuando se sopla la vela y ahí ya no hay tiempo para hacer fotos.

- El diseño del blog es caserito total, mi marido es el que lo hizo... y aunque no se parece a las maravillas que hay por ahí, estoy muy orgullosa de él.

- El blog, como he dicho, es mi rinconcito, no lo tengo en Facebook, ni en Pinterest, ni en Twitter... ni todas esas cosas, para empezar porque además de tener una "cutrecámara", tengo un "cutremóvil" y porque, realmente yo misma soy una "antiguaya", no me gusta tanta modernidad.... y odio depender del móvil (de hecho no dependo para nada y lo olvido casi siempre en casa) y una cosa que me saca de mis casillas es que cuando estoy hablando con alguien esté más pendiente del móvil que de lo que estoy contando...¿Dónde han quedado las largas conversaciones en las que no sonaba un teléfono con un "Wasap"? Ni siquiera sé cómo se escribe y eso que estudié una carrera JEJEJEJE.

- Soy tan "antiguaya" que el nombre de mi blog viene de un cuento que escribí con 7 años y que se titulaba "El Pastelito Valiente" y que algún día publicaré porque mi madre lo guardó, pero se lo tengo que requisar que no me deja traérmelo para las islas.

- Que detrás de este blog hay una persona completamente normal, a veces desquiciada, que tiene días buenos y malos, y que ésta es simplemente su afición.

- Y, citando a Biscayenne, porque me ha hecho mucha gracia, pero a mí también me pasa, todos los ingredientes que uso salen de nuestro humilde bolsillo, nadie me ha regalado nada nunca (ni siquiera un jamón, JEJEJEJE, qué más quisiera yo).

Finalmente, os digo que no sé por qué ni quíén marca estas tendencia, pero que mi blog, es mi rinconcillo particular, que entre quien quiera, que deje comentarios quien le apetezca y quien no, pues que no lo haga y que, si alguna vez hacéis una receta me lo digaís porque me gustaría saber si os ha gustado. Que me da igual que uno tenga millones de seguidores y yo no, simplemente hago lo que me entretiene y me permite tener mi "pequeño espacio", pero que no me siento obligada con modas, tendencias ni nada de nada. Que me encanta visitar diferentes blogs y, sobre todo, leerlos y reírme con las ocurrencias de cada uno o conocer un poco más al que está detrás.

Qué a gusto me he quedado, y sin ningún miedo a contarlo.









sábado, 26 de mayo de 2012

ESPECIAS Y AROMAS: BAKLAVA





Si os digo que hasta que no empecé la carrera no había probado ni un solo dulce árabe no os lo vais a creer, pero es la verdad. En mi pueblo había pastelerías buenísimas (digo había porque ahora no hay ni una decente), pero pastelerías con los dulces españoles y ya está. Además, por entonces, no había la inmigración que hay hoy en día, y que ha ido abriendo negocios propios de su cultura , entre los que están las dulcerías árabes, o un montón de restaurantes en los que se pueden degustar esos platos tan aromáticos llenos de especias, o estos pequeños dulces.
Pues sí, la primera vez que yo probé un dulce árabe fue en un restaurante árabe en Madrid que no me acuerdo ni por donde estaba porque tardamos un montón en llegar. Recuerdo que nos pusieron un surtido con un té moro y desde que los probé me gustaron muchísimo. Son totalmente diferentes a los nuestros, pero muy sabrosos (contundentes pero sabrosos) y me atrevería a decir que, tal vez son más sanos porque todo lo que llevan es totalmente natural, sin ningún tipo de aditivo ya que únicamente llevan miel, azúcar, frutos secos y pasta phylo. Digo yo, que cuando este tipo de dulces se lleva cocinando desde la época de la antigua Mesopotamia, fue importado por los antiguos griegos a través de sus rutas comerciales, refinado añadiéndole la pasta Phylo en el Palacio Topkapi durante la época de esplendor del imperio otomano, hasta hace nada sólo lo podían tomar las clases adineradas por su alto precio y ha llegado a nuestros días... por algo será y ese algo es que, simplemente, está buenísimo.


INGREDIENTES:
- 500 gr de pasta phylo.
- 200 gr de mantequilla derretida.
- 250 gr de pistachos pelados.
- 250 de nueces.
- 500 ml de miel.
- 4 cucharadas de agua de azahar.
- 200 gr de azúcar.
- 1 cucharada de canela.

Se trituran las nueces y los pistachos. En un bol mezclamos los frutos secos triturados con el azúcar, la canela y dos cucharadas de agua de azahar.
En una bandeja de horno vamos poniendo una a una las láminas de pasta phylo y pintándolas con la mantequilla derretida. Cuando tengamos puestas cuatro o cinco láminas, ponemos una capa de la mezcla de frutos secos, seguimos poniendo láminas de pasta y otra vez la mezcla de frutos secos. Terminamos con pasta filo. Metemos en el frigorífico durante 30 minutos. Precalentamos el horno a 180º.

Sacamos del frigorífico la masa y la cortamos haciendo pequeños rombos. Horneamos a 180º durante 20-25 minutos.
Mientras se hornea, preparamos un almíbar con la miel y el agua de azahar, calentándolas juntas a fuego muy bajo.
Cuando terminen de hornearse los baklava, los sacamos, dejamos enfriar cinco minutos y volcamos sobre ellos el almíbar. Debemos dejar reposar los baklava durante 24 horas para que absorban el almíbar.


Finalmente quería deciros que el plato que he usado en las fotos es del juego de té que me tocó en el sorteo que realizó Ana de "La cocina de Ani". Muchas gracias desde aquí, el juego llegó en perfectas condiciones (a veces que llegue así a Tenerife desde la Península siendo cosas tan delicadas es difícil) y es muy bonito.

¡¡¡¡¡Buen fin de semana a todos!!!!

viernes, 18 de mayo de 2012

FISH CAKE CON SALSA DE YOGUR AL COMINO



Whole Kitchen en su propuesta salada del mes de mayo nos propone realizar un clásico de la cocina inglesa: Fish Cake.

¿Qué el Fish Cake? Pues algo tan sencillo como una especie de tortitas de pescado y patatas rebozadas y fritas. Es original del condado de Yorkshire y la receta más antigua que de él, recogida en el libro“Book of Household management”, de Mrs Beeton’s  se tiene dice que se trata de dos rodajas de patatas cocidas, entre las que se pone carne de pescado (normalmente de sobras de pescado), pasada por huevo y pan y frita.
Actualmente, se hace de múltiples formas, con cualquier pescado que se nos pueda ocurrir y se le añaden verduras o no. Vamos, que para hacer estas tortitas sólo necesitamos tener pescado, patatas y echar nuestra imaginación a volar.

Ya que os he hablado del libro “Book of Household management” os digo que he tenido la oportunidad de echarle un vistazo a una de sus últimas ediciones (ya que se sigue editando, evidentemente de una forma más actual, pero manteniendo su esencia) y es una verdadera joya culinaria (aunque no se trata tan sólo de un libro de recetas ya que es un manual sobre como llevar una casa de la época victoriana). Contiene una gran cantidad de recetas tradicionales inglesas, con la forma de elaboración tradicional. La mayoría de platos que se ven en la serie Downton Abbey, y en otras películas como Orgullo y Prejuicio, han sido elaborados siguiendo las recetas de este libro.



CAKE FISH CON SALSA DE YOGUR AL COMINO (para 8 tortitas):
 CAKE FISH:
- 250 gr de merluza  libre de espinas.
- 200 de patatas cocidas y machacadas.
- 1 puerro picado.
- 50 gr de guisantes cocidos.
- Sal.
- Pan rallado.
- 1 huevo.
- Una pizca de estragón.
- 1/4 de vaso de vino blanco.

Se sofríe el puerro, se añade la merluza, los guisantes, el estragón, se añade el vino y la sal y cocemos durante 5 minutos. Añadimos las patatas bien machacadas. Mezclamos todo bien, formamos las tortitas y las rebozamos en huevo y pan rallado.

SALSA DE YOGUR:

- 1 yogur griego natural.
- 2 cucharadas de miel.
- El zumo de medio limón.
- 1/4 cucharadita comino.

Mezclamos bien todos los ingredientes y se sirve junto a las tortitas.
Espero que os hayan gustado. ¡¡Buen fin de semana a todos!!.



domingo, 13 de mayo de 2012

CHAPATA O CIABATTA, COMO MÁS OS GUSTE



Os presento el pan de mayo, una chapata rústica (digo rústica porque no tiene forma predefinida, sino que conforme cae la masa en la bandeja del horno así se queda y no necesita plegados.

Dicen que, el origen de la chapata se remonta a la época del imperio romano, aunque no se sabe con certeza, lo que sí se sabe con seguridad es que procede de la región de Liguria y que, hoy en día, se come casi en cualquier lugar del mundo. El origen mediterráneo de este pan se observa, sobre todo, en que entre sus ingrediente, lleva aceite de oliva (virgen extra, por supuesto) y, su principal característica es una corteza muy crujiente y una amiga poco densa, muy alveolada, es decir, con muchos "agujeros" procedentes de su gran hidratación, la masa de la chapata lleva una gran cantidad de agua, lo que hace que sea muy líquida y poco manejable.  En España se ha convertido en uno de los panes más solicitados y consumidos y esto se puede extender al resto del mundo.

En particular,lo que caracteriza a esta chapata que os presento hoy es que no lleva doblados (aunque hay gente que si utiliza la técnica del plegado para hacer chapatas) 
Aunque es un pan un poco laborioso, bueno más que laborioso es que se tarda un poco porque el día anterior hay que hacer el poolish, es un pan buenísimo, del que se llega a saborear un cierto toque de aceite (como os digo lo incluye entre sus ingredientes) y no os quiero ni decir como está para mojar la yema de unos buenos huevos fritos, simplemente impresionante.



POOLISH:

350 gr de harina de trigo de todo uso

10 gr de levadura fresca

175 ml de agua templada

Disolvemos la levadura en el agua y la vertemos sobre la harina. Amasamos durante 8 minutos a velocidad baja. La dejamos reposar en un bol, un poco engrasado con aceite, tapado con papel film, en un sitio cálido durante toda la noche.

MASA

Poolish

550 gr de harina de fuerza

15 gr de levadura fresca de pan

20 ml de aceite de oliva

400 ml de agua templada

2 cucharaditas de sal

Mezclamos la levadura con el agua y se la añadimos al poolish hasta que esté todo bien mezclado. Añadimos la harina sin dejar de mezclar, e incorporamos la sal y el aceite de oliva, mezclamos bien a velocidad baja durante 10 minutos. Vertemos en un bol. La masa que queda, como os he dicho antes, es bastante líquida, pero debe quedar así. Dejamos reposar durante 1 hora pero, cada diez o quince minutos amasamos un poco con las manos para que vaya cogiendo fuerza. Pasado este tiempo, tapamos y dejamos reposar otros 30 minutos.

Vertemos la masa en una bandeja de horno enharinada formando tres panes de unos tres o cuatro dedos de grosor, los tapamos con un trapo húmedo y dejamos levar durante 45 minutos. Pasado este tiempo le espolvoreamos harina por encima y horneamos las chapatas durante 30 minutos a 220º (con el horno precalentado).

Nota: La receta está basada en la Ciabatta rústica estilo Jamie Oliver de Va de Pan, con adaptaciones.  

lunes, 7 de mayo de 2012

III RETO: MAMÁ, QUÉ RICO... MERIENDA: BOLLITOS DE LECHE RELLENOS DE NOCILLA



Hoy es día 7, por lo tanto, nuevo reto mensual de  "Qué rico, mami", esta vez, el reto ha sido propuesto por Cuinera y se trataba de hacer algo para la meriendas de los niños que fuese sano y divertido.


Aquí está mi propuesta, para ver las de mis compañeras, pinchad abajo:



Cuando Cuinera nos propuso para esta ocasión hacer una merienda divertida y saludable para los niños, me paré a pensar en mil cosas: Las meriendas que les doy a mis hijas, lo que venden por ahí o lo que mi madre nos daba a nosotros de pequeños y llegué a las siguientes conclusiones:

1ª. Yo a mis hijas aún les doy papillas de frutas para merendar así que sano es, pero divertido no mucho (y es que, la verdad, viendo el color que tienen a veces, no sé como se las pueden comer).

2ª. Lo que veo por ahí no me gusta nada de nada, en los supermercados sólo tienen bollería industrial, patatas fritas... y lo más sano vuelve a ser fruta o pan de molde con algún embutido (fresco o curado) para hacer un sandwich, no hablemos de las cadenas de comida y algunas pastelerías que hay por ahí...

3ª Conclusión y el  fondo de la cuestión... las meriendas que nos hacía mi madre.
Mi madre trabajaba así que, aunque es una gran cocinera, con las meriendas no se complicaba mucho o nos hacía un sandwich  de jamón york, o directamente pan con chocolate, y esta era mi merienda favorita, cuando nos daba un trozo de pan y abría la tableta de chocolate con leche Nestlé (siempre era esa) y nos partía unas onzas a cada uno... siempre he sido muy chocolatera. Sé que ni era ni es lo más saludable, pero sin duda son las meriendas más divertidas y con más cariño de todas las que recuerdo. Además era los que nos daban a todos los niños de la época ¿no? Y todos hemos crecido sanos. Pues eso, que en recuerdo a mis meriendas de pequeña, a mis juegos con mi hermano y mi primo en el patio de mi casa, o a Buscando el Tesoro cuando llovía y no podíamos bajar, hoy os dejo la receta de los bollitos de leche rellenos de chocolate (por reinventar un poco la cosa). ¡Ah! y también en honor de la Nocilla, que para eso es española, y también una de mis meriendas favoritas de niña (y no tan niña).



BOLLITOS DE LECHE RELLENOS DE NOCILLA:

- 500 g de harina de fuerza
- 25 g de levadura fresca de panadería (o dos sobres de la seca, de panadería también)
- 250 ml de buttermilk o leche (se pueden hacer con leche, pero vi los bollicaos de Olga de Cocinando con Kisa y quise probar, todo un acierto)
- 70 g de mantequilla, en pomada (o sea, blandita)
- 70 g de azúcar
- 1 huevo
- 2 cucharadas de miel
- 1 pizca de sal
- Nocilla

Preparación:

Mezclamos la harina y la levadura en un bol, añadimos el huevo, y la leche. A continuación, y sin parar de batir, añadimos el azúcar, la miel y la sal, cuando esté bien mezclado añadimos la mantequilla y amasamos 15 minutos. Formamos una bola y esperamos 2 o 3 horas a que doble su volumen. Pasado este tiempo aplastamos la masa con los dedos para desgasificarla (sin pasarnos mucho).
Cortamos pedazos de las masa de unos 50 gr, los estiramos, les hacemos unos cortes en un extremo, en el otro extremo ponemos dos cucharadas de Nocilla, y los envolvemos de forma que los cortes queden hacia arriba los cortes y la Nocilla totalmente cubierta. Pincelamos los bollitos con leche y los dejamos reposar 30 minutos y precalentamos el horno a 180º. Cuando pase este tiempo, los horneamos durante 12 minutos,a 180º. Los sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.



Por cierto, siempre lo decimos, pero si alguien quiere unirse a nuestros retos solo tiene que mandarnos un correo a cualquiera de las tres.