martes, 28 de febrero de 2012

Nubes, malvaviscos o marshmallows




Hay veces que te acuerdas de un momento por un olor, otras veces por un sabor, otras por una imagen. A mí me suelen traer recuerdos los olores, pero cuando se trata de gominolas, chucherías, etc, su sabor me trae recuerdos de cuando era niña. Desde que era pequeña una de mis golosinas favoritas eran las Nubes, me gustaban las redondas, las de toda la vida, rosas por fuera y blancas por dentro, pero también me acuerdo que había otras que eran alargadas y dos mitades (también rosas y blancas), que sabían a fresa y estaban muchísimo más buenas, aunque las comparaba de tarde en tarde porque costaban 10 pts y las primeras 5 pts, con lo que, con las 100 pts que me daban de asignación semanal tenía que economizar y sólo me permitía el lujo de tarde en tarde.
Recuerdo que, cuando ya entré en la adolescencia mis amigos y yo seguíamos comiendo nubes, pero las comíamos quemándolas, incríble pero cierto, cogíamos un encendor  y las íbamos quemando conforme las comíamos…¡qué bueno estaba el azúcar quemado!, eso no lo he vuelto a hacer, pero a lo mejor lo repito cuando llegue a casa.

Hace muchísimo tiempo que tengo la receta de las nubes, malvaviscos o marshmallows (por cierto, a mí me sigue gustando llamarlas nubes, como toda la vida las he llamado), pero no había encontrado el momento para hacerlas, pero si llego a saber lo buenas que están y lo rápidas y sencillas que son de hacer, las habría hecho desde que la vi. No tienen nada que ver con las comerciales, son mucho más esponjosas y tienen más sabor (se parece a las nubes de 10 pts). Me han gustado tanto que en un principio las hice para regalar, pero al final he regalado la mitad y la otra me la he quedado (espero no darme ningún empacho e írmelas dosificando que me conozco).



NUBES:


- 2 sobres de gelatina neutra.
- 1 sobre más una cucharada de gelatina del sabor que queramos (en mi caso frambuesa).
- 200 ml de agua.
- 300 gr de azúcar.
- Azúcar glas.

Se pone en un cazo el agua, el azúcar y la gelatina neutra, cuando rompa a hervir se baja el fuego y se tiene durante cinco minutos. Se añade la gelatina de sabor y se tiene removiendo toros cinco minutos. Dejamos enfriar y lo montamos con un batidora de varillas hasta que parezca la textura de nata montada (cambia de color a uno mucho más claro, en mi caso rosa claro). Se vuelca en un molde previamente forrado con papel film y en el que se espolvorea azúcar glas y se tapa. Dejamos reposar de un día para otro. Desmoldamos sobre una tabla y cortamos con un cuchillo en cuadraditos (o en la forma que queramos). Finalmente lo rebozamos en azúcar glas y ¡a comer!.

En TMX (Fuente: Espectacular con Thermomix): Se pondría en el vaso el agua, el azúcar y la gelatina neutra y se programaría 5 minutos, 100 º, velocidad 2. Pasado el tiempo se añade la gelatina de sabor y se mezcla durante unos segundos a velocidad 4. Se programan otros 5 minutos,  a 100º y velocidad 2. Se espera a que la temperatura llegue a 37º o menos, se ponen las mariposas y ponemos la velocidad a 3 ½ hasta que adquiera la textura de nata montada (o cambie de color).



 

Espero que volváis a la infancia y regreséis a los mejores momentos del pasado.

jueves, 23 de febrero de 2012

GUINNESS STOUT BUNDT CAKE


Hacía tiempo que no hacía ningún bundt cake y eso no podía ser ya que tenía mi nuevo modle bundt muerto de risa en un armario desde antes de Navidades y quería estrenarlo.Aunque se trata del molde para hacer el famoso kougelhoph alsaciano, a mí me apetecía hacer algún bundt cake con chocolate porque, aunque parezca mentira debido a mi enorme afición por el chocolate, que todos conocéis, aún no había hecho ninguno.Aunque e principio pensé en hacer el “Death by chcolate Bundt Cake”, luego me acordé que tenía apuntada por ahí una receta de Nigella Lawson con cerveza Guinnes y, como tenía una cerveza comprada desde  el mes de octubre, cambié de opción e hice el de Nigella. Ya sabemos todos los que hemos hecho alguna tarta con cerveza negra la esponjosidad que aporta al bizcocho, pero si además la haces con buttermilk, ni  os cuento lo que conseguimos. En casa lo hemos tomado recién hecho, pasado unos días, caliente con una bolita de helado, mojado en leche… de todas formas y todas me gustan..
Ahí va la receta.



STOUT CHOCOLATE BUNDT CAKE (Nigella Lawson):

250 ml cerveza negra Guinness
250 gr. mantequilla
75 gr. cacao en polvo
400 gr. azúcar
125 ml. de buttermilk
2 huevos
1 cdta. de vainilla líquida
250 gr. harina para repostería
2'5 cdtas. de bicarbonato
 
Ponemos en una olla la cerveza a calentar a fuego medio, sin que llegue a hervir, cuando esté caliente le añadimos la mantequilla cortada en trozos y lo vamos moviendo hasta que la mantequilla se derrita completamente, lo retiramos del luego y lo reservamos.
En un bol ponemos el cacao, el azúcar, la harina y el bicarbonato y lo mezclamos bien.
En otro bol ponemos el buttermilk, los huevos y la vainilla líquida y lo mezclamos, hasta que nos quede una mezcla uniforme, a continuación añadimos la cerveza con la mantequilla,m y lo mezclamos nuevamente hasta que ambas mezclas estén totalmente integradas. Una vez que esté la mezcla líquida se la añadimos a los ingredientes secos hasta que obtengamos una masa uniforme y sin grumos.
Pasamos la masa a un molde engrasado y lo introducimos en el horno, previamente precalentado a 180º, durante unos 50 minutos aproximadamente.
Por cierto, la masa queda muy líquida, pero es normal, por eso precisamente queda tan esponjoso y suelto este bundt cake (y así lo advierte la gran Nigella).


sábado, 18 de febrero de 2012

HOGAZA RÚSTICA DE MASA MADRE


Whole Kitchen en su propuesta salada del mes de febrero nos invita a preparar un pan básico de masa madre.

Ya sabéis todos que, desde que me regalaron la KitchenAid, mi mayor ilusión ha sido hacer pan, ya he hecho los nudos de pan rápidos que no necesitan ni levadura ni, evidentemente, tiempos de levado. Un par de semanas después hice el pan griego de aceitunas que si necesitaba levadura y la espera necesaria para que levase… y, como era lógico, sólo me quedaba la siguiente opción: dar el salto a los prefermentos y a la masa madre. Como desde que era pequeña el pan ha sido uno de mis alimentos básicos (sí, sí , básicos porque como era una asquerosilla para comer y no me gustaba nada me las ingeniaba para ir comiendo pan y más pan y así llenarme y no comer otra cosa), así que poco a poco me fui convirtiendo en una experta catadora de panes y, como tal, sé que no hay pan que sepa más a pan (p-a-n), como diría David de Jorge (Robin Food) que un pan hecho con masa madre y con sólo tres ingredientes: Harina, agua y sal. El resultado ha sido espectacular y, aunque a la hora de preparar la masa madre, pensé más de una vez que iba a salir mal, finalmente, gracias al vídeo e Ibán Yarza, conseguí hacerla y ya tengo en el frigorífico mi masa madre original preparada para hacer otros panes.



Para la elaboración de la masa madre os dejo el enlace al fantástico blog de Eva "Ma petit boulangerie", una maestra panadera en toda regla, así como el vídeo de Ibán Yarza en el que las imágenes valen más que mil palabras.

HOGAZA RÚSTICA DE MASA MADRE:

- 200 gr de masa madre.
 - 340 ml de agua templada
- 500 gr harina de fuerza
- 10 gr de sal
 Mezclar los ingredientes en  un bol y dejar reposar media hora. Amasar hasta que quede una masa manejable y dejar reposar durante tres horas. Volver a amasar sobre una superficie enharinada y dejarlo levar otras 4 horas (yo lo dejé en el frigorífico toda la noche), con la forma deseada y metiéndolo en un recipiente ara que no se deforme. Precalentar el horno a 250 º metiendo un recipiente con agua para que genere vapor. Hacerle unos cortes. Meter en el horno durante 45 minutos, abriendo y pulverizando con unvarizaodr e aua cada 10 minutos.

lunes, 13 de febrero de 2012

PASTEL DE CALABACÍN Y SALMÓN AL CURRY



Todos tenemos días en los que te levantas y no sabes qué has hecho para que, desde el principio, todo te salga mal. Te levantas de las cama a las 6 de la mañana hecha polvo porque tu hija de dos años se ha levantado llorando de la cama, la coges, la calmas, la llevas a su cama y te das cuenta de que sólo te quedan 20 minutos para seguir calentita en la cama y asumes, con verdadero horror, que ya no te vas a volver a dormir. Cuando te montas en el coche la calefacción del coche se te ha estropeado y vas a trabajar conduciendo que pareces una cebolla de tantas capas que llevas encima  que, además, impiden que te muevas bien y pese a todo, pasando muchísimo frío. Cuando llegas al trabajo lo primero que te encuentras es con el compañero estresado de turno que no para de chillar porque no ha sabido prever las cosas a tiempo y que el que tiene que tomar determinadas decisiones es un inútil total y finalmente, cuando tienes que grabar en el ordenador lo que has hecho coge el muy...  (no digo la palabra que estoy pensando que estoy intentando no decir palabras malsonantes que tengo dos lorillos de repetición en casa y no vaya a ser que me dejen mal por ahí…) y se te bloquea. Total que, como me han dicho que es un problema con la red interna y que tengo que esperar más o menos media hora, he pensado… pues voy a relajarme (porque a este paso me va a dar algo) y voy a pensar en la entrada de hoy y a pensar en el sabor del curry y las hierbas aromáticas. Y la verdad, es que no sé si por escribir el mal día que llevo en mi rinconcillo, o por pensar en lo riquísimo que estaba he conseguido relejarme y no mandar a paseo a alguien (o tirar mi ordenador por la ventana,que ganas no me han faltado).



RECETA (La cogí hace muchísimos años de un libro que no recuerdo):

- 3 calabacines cortados en lonchas muy finitas.
- Salmón ahumado (yo utilicé 10 filetes, dependerá del tamaño de nuestro recipiente).
- 1 ramillete de albahaca fresca.
- 1 ramillete de cebollino.
- Piñones.
- 1 yogur natural.
- 100 ml de nata.
- 1 cucharada sopera de curry.
- 3 huevos.
- Sal.
- Pimienta.

Se cuece el calabacín, y una vez hecho, se escurre y se seca bien. Mientras se cuece el calabacín tostamos los piñones y los reservamos. Mezclamos el yogourth, la nata, el curry y los huevos. Picamos muy finito la albahaca y el calabacín.
En el recipiente que vayamos a utilizar ponemos una capa de calabacín, encima otra de salmón, espolvoreamos los piñones, y la mezcla de hierbas y así sucesivamente hasta que terminemos con una capa de calabacín. Le echamos por encima la mezcla de yogur, nata, huevos y curry y lo metemos en el horno, precalentado a 175º, durante 30 minutos.

A ver si mañana tengo un día mejor.

miércoles, 8 de febrero de 2012

LINZER COOKIES





Cuando el sábado me puse a hacer estas galletas estaba pensando que, seguramente, si preguntamos a la gente que nos rodea que nos diga un dulce típico austriaco casi todo el mundo nos hablaría de la tarta Sacher porque yo creo que no hay nadie que no la haya probado y es que, es una de las tartas de chocolate más famosas del mundo y todo el mundo la conoce. Sin embargo si hablamos de la tarta Linzer, muchos no sabrán de qué hablamos y, sin embargo, es la única tarta de la que se encuentran referencias escritas de hace casi cuatro siglos (la tarta Sacher es de mediados del XIX (en concreto, 1653)… ¿qué tendrá el chocolate que no hay quien pueda con su fama JEJEJEJEJE?). Como todo el mundo sabrá o sospechará, recibió su nombre por la ciudad austriaca de Linz, lo que ha hecho que esta tarta se pueda considerar como una de las “insignias” de la ciudad. Dicen que era una de las tartas favoritas de la emperatriz Elisabeth de Austria (Sissi) y que le gustaba probarla con diferentes tipos de mermelada como relleno y es que,¿qué tiene la tarta Linzer que la hace tan exquisita? Sin duda, la mezcla de especias y frutos secos en su masa que, junto a la acidez de la mermelada de arándanos o de frutas del bosque, hacen que sea una delicia. Para mí es una de las mejores y más exquisitas tartas que existen (por algo habrá perdura tanto tiempo ¿no?)
Existen muchas variaciones de esta tarta, pero sin duda las más conocidas con, su version en tartaletas y las galletas Linzer que, os puedo asegurar que son exactamente iguales en sabor a su hermana mayor la tarta.





GALLETAS LINER
250 gr de harina.-
1 cucharadita de bicarbonato
75 gr de avellanas tostadas.
75 gr de azúcar blanquilla.
Azúcar glas para espolvorear.
1 cucharadita de canela.
¼ de cucharadita de clavo.
75 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
Ralladura de un limón.
1 huevo
1 pizca de sal
Mermelada (normalmente de arándanos, frutas del bosque o fresa, pero vale cualquiera)

Trituramos las avellanas y la mezclamos con el azúcar, el clavo, la canela y la ralladura de limón (cuidado que no caiga parte blanca). Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede una mezcla esponjosa, le añadimos la mezcla anterior y seguimos batiendo hasta que se forme una pasta homogénea. Le echamos el huevo y batimos bien hasta que se integre. Sin parar de batir vamos añadiendo poco a poco la harina y el bicarbonato.
Cuando terminemos formamos una bola, la envolvemos en papel film y guardamos en el frigorífico al menos un par de horas (yo siempre lo dejo una noche)
Extendemos la masa (yo las dejo de 2 mm porque al juntar las dos tapas se quedan de 4 mm y más me parece exagerado) y la cortamos con un cortador de galletas. Con la mitad de la masa extendida haremos galletas sin hueco en el centro y con la otra mitad con el hueco en forma de lo que se quiera en el centro.
Horneamos 10 minutos a 180º (por supuesto el horno debe estar precalentado). Pasado este tiempo sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla. Espolvoreamos con azúcar glas las galletas que tienen el hueco, y echamos una capa fina de la mermelada elegida sobre la otra tapa y finalmente, las juntamos.




viernes, 3 de febrero de 2012

VASITOS DE PIMIENTOS Y TAPENADE CON PAN GRIEGO





Hace ya un tiempo, creo que en diciembre, mirando entre las revistas de cocina de la papelería descubrí el especial de cocina que enfemenino.com había publicado con motivo de su 10º aniversario y que llamaron “Cocina Gourmet”, se trata de una compilación de las recetas que más éxito han tenido entre los participantes de enfemenino. Con un sólo vistazo en su interior supe que la tenía que comprar y claro, una vez en mi poder,lo primero que hice (cuando mis chiquitinas me dejaron) fue ojearla detenidamente e ir poniendo post-it en cada una de las recetas que me interesaban (ayer me fijé que tengo marcas en casi todas las páginas). Una de las  recetas que me llamó la atención, por su facilidad y porque me gusta muchísimo el tapenade, fue el pastel de queso de cabra, pimiento y tapenade y ha sido la primera receta que he hecho de la revista (y no será la última, ya veréis).
He cambiado un poco la propuesta y, en vez de usar un queso de cabra de rulo, he usado queso feta (porque lo tenía en casa)y, en vez de presentarlo en pastel lo he presentado en vasitos porque no hice tanta cantidad como pone en la receta ya que mis hijas aún son pequeñas y no comen estos sabores tan fuertes y para nosotros dos el pastel era demasiado grande. Como además había comprado una gran cantidad de aceitunas negras para hacer el tapenade y ahora me estoy aficionando a hacer pan (últimamente los fines de semana en casa se come pan casero recién horneado), lo acompañé de un pan griego de aceitunas.


VASITOS DE PIMIENTOS Y TAPENADE:
Ponemos una capa de pimientos, otra de queso, otra de tapenade y finalizamos con una de pimientos,

TAPENADE (Thermomix y tradicional)(Fuente: TMX: Imprescindible para su cocina):
350 grs de aceitunas negras sin hueso
50 gr de atún en lata.
3 dientes de ajo
8 anchoas en conserva escurridas
1 cucharada de alcaparras.
1 cucharadita de tomillo
Aceite de oliva virgen extra (el necesario par que quede una pasta)
Pimiento molida al gusto.
Se ponen todos los ingredientes, excepto el aceite, en el vaso y se tritura 3 minutos en velocidades 5 a 8 progresivamente. Cuando finalice el tiempo, se pone velocidad 4 y se va añadiendo el aceite poco a poco hasta que quede una mezcla homogénea.

De forma tradicional, se baten todos los ingredientes excepto el aceite y, una vez batidos se va añadiendo poco a poco el aceite como si estuviésemos haciendo una mayonesa, hasta que quede una pasta homogénea.
El zumo de medio limón
Pimienta
MOUSSE DE QUESO FETA:
- 200 gr de queso feta.
- 200 gr de nata montada.

Se bate el queso feta y se mezcla con la nata montada.
PAN GRIEGO:
500 gr de harina de fuerza.
75 gr de aceitunas negras en trocitos.
1 cucharadita de sal
20 gr de levadura fresca.
5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
250 ml de agua templada

Tamizamos la harina y la mezclamos con la sal. Echamos en un bol el agua templada y le añadimos la levadura desmenuzada. Añadimos el aceite y la harina y mezclamos a velocidad baja durante 8 minutos. Añadimos las aceitunas y las añadimos a la masa hasta que quede bien mezclada. Metemos la masa en un bol engrasado y la dejamos reposar durante  1 hora. Transcurrido el tiempo lo sacamos del bol y le sacamos el aire, lo metemos en un molde para pan y lo dejamos levar nuevamente durante media hora. Introducimos en el horno, precalentado, durante 30 minutos a 200º (o hasta que esté dorado, el tiempo dependerá de la forma que le queramos dar).
Y después de este pan ya estoy pensando en el siguiente que voy a hacer mañana, ummmmmmmmmm.

Por último quería pediros que os fijéis en el lateral del blog y qué pinchéis en el enlace del logo del concurso de Fundaled, os llevará al estupendo blog de Paloma "Chocolat Malaga" que, junto con el cocinero malagueño Dani García, poseedor de dos estrellas Michelín, han organizado un concurso precioso a favor de la Fundación Leer es Divertido (Fundaled)y, si estáis interesados, no dudéis en participar.