domingo, 23 de diciembre de 2012

GALLETAS SPRINGERLE

 
Fue hace mucho tiempo cuando descubrí estas galletas, pero nunca las llegué a hacer porque no encontraba los moldes que se usan para hacerlas así que, hasta llegué a olvidarlas. Hace un par de años, Whole Kitchen, en su revista digital especial Navidad, las publicó y me volví a acordar de ellas, desde entonces no he parado hasta encontrar moldes adecuados para hacerlas. Casi todos los moldes que he encontrado han sido en páginas americanas, pero lo caros que son estos moldes (suelen ser artesanales), junto con los gastos de envío, aduanas, etc han hecho que, hasta que no los he visto en una tienda española no los haya adquirido. El único que he conseguido es muy sencillo, pero cualquier que conozca estas galletas sabe que existen moldes verdaderamente espectaculares con los que se consiguen unas galletas increíbles.
 
 
 
Cuenta la tradición alemana que los moldes springerle, tallados en madera por artesanos, iban pasando de madres e hijas, generación tras generación, junto con la receta de estas galletas y que se elaboran todas las Navidades por todas la familias que tengan la suerte de poseer uno de estos moldes familiares.
 
La verdad es que me podrían haber quedado muchísimo mejor, pero la humedad del ambiente hizo que el proceso de secado no fuese del todo correcto, pero bueno. Por otra parte, el sabor a anís es muy bueno, aunque yo les añadiría un poco más porque pierden sabor al hornearse.
 


GALLETAS SPRINGERLE (Fuente: Patricia Arribálzaga para Whole Kitchen Magazine):

- 3 huevos a temperatura ambiente.
- 375 gr de azúcar glas.
- 60 gr de mantequilla punto pomada.
- 1/4 cucharadita sal.
- 1/2 cucharadita de levadura.
- 500 gr de harina.
- 1 cucharadita de esencia de anís.
 
Se baten los huevos a máxima potencia durante 15 minutos (hasta que estén blancos). Bajar la velocidad y, a velocidad baja, añadir poco a poco el azúcar tamizado, cuando esté todo incorporado añadimos la mantequilla y seguimos batiendo hasta que la mezcla adquiera una textura cremosa. Mientras, mezclamos la harina con la sal y la levadura. Añadimos a la mezcla la esencia de anís y después, poco a poco, añadimos la harina tamizada. Es probable que necesitemos un poco más de harina, la textura ideal la conseguiremos cuando la masa de galletas no se nos pegue en las manos.
Extendemos la masa con un rodillo, marcamos con el molde y cortamos con un cuchillo las galletas y las dejamos reposar durante 24 horas, encima de papel de horno, sobre una bandeja.
Pasadas la 24 horas, precalentamos el horno a 150º y horneamos 10 minutos a esta temperatura. Se sacan y se dejan enfriar sobre una rejilla.
 
Virginia y, con estas galletas, participo en tu concurso. Para los que no conozcáis a Virginia de Sweet and Sour, pasáos por su blog porque además de sorprenderos con recetas buenísimas y una fotografía que preciosa, ha organizado un concurso doble (salado y dulce) para celebrar el primer año de su blog.

 
 
Para finalizar quería despedirme de tod@s hasta el final de las fiestas ya que, por fin, vuelvo a casa por Navidad, como El Almendro. Así que os quiero desear una FELIZ NAVIDAD y, lo más importante que el año que viene sea un poco mejor para nuestro país que este año y por encima de todo que, de una vez por todas, se genere empleo para todas aquellas personas que lo están pasando mal.
 
Hasta la vuelta ¡¡¡¡FELICES FIESTAS!!!!

jueves, 20 de diciembre de 2012

PANETTONE ITALIANO

Esta vez el reto de "Bake the World" ha sido un pan dulce, un pan con largos tiempos de levado, pero que, sin duda, merece la pena hacer en casa porque no tiene nada que ver con el comprado. No sé si os ha pasado, pero yo alguna vez lo he comprado y siempre está como seco, vamos que si no lo mojo en leche o chocolate no me lo como, sin embargo el casero es blandito y muy muy rico. El olor que deja en la casa es impresionante, el olor de las panaderías antiguas en las que todo se hacía allí sin aditivos ni conservantes... esas en las que además de pan se horneaban dulces típicos. Si queréis ver las diferentes propuestas, ya sabéis, id a la página de "Bake the Wold" y a disfrutar.

Existen diferentes versiones de la historia del panettone, algunas se remontan a la antigua Roma cuando ya horneaban panes dulces añadiéndoles algo de miel, otras hablan de un joven de la aristocracia de Milán que se enamora de la hija de un pastelero y, haciéndose pasar por aprendiz se emplea en la pastelería y crea un dulce con forma de "champignon", con frutas confitadas y aroma de naranja, otra historia es la de Ludovico el Moro, de Milán, que celebró una fiesta y, a la hora de servir los postres, el cocinero se dio cuenta de que se le habían quemado, sin embargo un aprendiz suyo había cogido los restos, le había añadido fruta confitada y azúcar y los había horneado, así que sirvieron este dulce que fue un éxito rotundo. Muchos son los lugares de Italia que se atribuyen su origen, aunque su primera referencia escrita lo sitúa en Milán. Sin duda junto al Pandoro es el dulce navideño italiano más conocido fuera de sus fronteras.
Yo lo he hecho en dos versiones, la tradicional con fruta escarchada y la de perlas de chocolate. Como cuando fui a comprar el molde no les quedaba (últimamente no tienen nada y eso que voy a un mayorista), había leído que se podía hacer en botes de conserva y así lo hice, el problema es cuando hay que cortarlos que el bordecillo ese de los botes hace que se destroce un poco el primer trozo, pero bueno.



POOLISH:
- 200 gr de harina de fuerza.
- 150 ml de agua templada.
- 20 gr de levadura fresca.
Deshacer la levadura en el agua, mezclar con la harina. Formar una bola y dejar toda la noche tapado en el frigorífico.
MASA:
- 270 gr de harina de fuerza.
- Poolish.
- 20 gr de levadura fresca (o un cubito entero).
- 175 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 2 huevos.
- 170 gr de azúcar.
- 100 ml de leche templada.
- 1 pizca de sal.
- La piel rallada de una naranja.
- 150 gr de fruta confitada.
- 150 gr de gotas de chocolate.

Ponemos todos los ingredientes en la amasadora, excepto la mantequilla y amasamos durante 4 minutos a velocidad baja, añadimos la mantequilla previamente derretida y amasamos a velocidad baja durante 10 minutos. Dividimos la masa en dos y, a una de las partes le añadimos la fruta y mezclamos bien y a la otra el chocolate (si queremos hacerlo de dos sabores) Dejamos levar a temperatura ambiente hasta que doble el volumen. Pasado este tiempo desgasificamos la masa y volvemos dejar levar durante un mínimo de dos horas.
Precalentamos el horno a 250º. Metemos la masa en los moldes (a mí se me quedaron un poco pequeños y me rebosaron un poco los panettones), y pincelamos los panettones con huevo batido, mantequilla derretida o con azúcar con agua, lo que queramos. . Bajamos la temperatura del horno a 180 º. Introducimos la panettones y horneamos durante 45 minutos.
Tradicionalmente se dejan enfriar boca abajo dejándolos colgado con un cable, yo no sabía de donde colgar el cable y, al final lo dejé enfriar sobre una rejilla.  



domingo, 16 de diciembre de 2012

MANTECADOS MANCHEGOS

 
Hoy os traigo una propuesta navideña típica de mi tierra, muy muy fácil de elaborar y con el sabor de los dulces tradicionales de pueblo. Cualquier manchego los habrá probrado un montón de veces, los venden en las pastelerías, se hacen en las casas e incluso se venden industriales... pero, de verdad, para lo fáciles que son de hacer no merece la pena comprarlos porque los comprados están como secos (claro, llevarán hechos un montón de tiempo para hacer frente a la demanda navideña), sin embargo los caseros tienen un sabor y una textura espectacular.
 
 
Tradicionalmente los mantecados se amasaban en las casas y luego se llevaban a hornear a la panadería. Hoy en día con los hornos que hay en casa se hacen perfectamente y se consigue una textura hojaldrada, gracias a la manteca de cerdo, sin necesidad de andar haciendo dobleces y más dobleces como en el caso de la masa de hojaldre.
 
 
 
- 500 gr de manteca de cerdo (realmente usé 485 que es lo que tiene el bote), se puede usar ibérica pero quedan con mucho sabor a manteca.
- 600 gr de harina.
- 150 ml de vino blanco (por supuesto lo usé de Valdepeñas, pero da igual, el que tengáis vale).
- Ralladura de una naranja o de un limón (según el sabor que le queramos dar, yo usé naranja porque los naranjos de mi suegra están plagados).
- Una pizca de sal.
- Azúcar para rebozar.
 
Se bate la manteca a temperatura ambiente con el vino, se le añade la harina mezclada con la ralladura de naranja y la pizca de sal. Extender la masa con un rodillo entre dos papeles de horno dejándola del grosor que queramos, no menos de un cm. Meter en el frigorífico durante dos o res horas. Cortar con la forma que queramos. Precalentar el horno a 200º y hornear 15 minutos a la misma temperatura. Una vez sacados del horno los rebozamos en azúcar cuando aún están calientes.
 
 
 
Hoy en día se ha puesto de moda rebozarlos en azúcar glas, pero tradicionalmente ha sido con azúcar blanquilla y para mí, aunque estéticamente queden mejor con azúcar glas, están mejor con azúcar normal. Probad la diferencia y me contáis.
 

viernes, 7 de diciembre de 2012

RETO NAVIDEÑO "MAMÁ, QUÉ RICO": COQUES CRISTINA

7 de diciembre, nuevo reto "Mamá, qué rico", esta vez con temática navideña y muy especial. Esta vez cada una publica una receta típica navideña de su región, de su pueblo o que sea tradicional en su familia por estas fechas. Así, a mí me tocó mandarle mi propuesta a Patricia de "El recetario de mi cocina" y le mandé la receta típica de mi casa en la Nochebuena, lo que siempre cocina mi madre desde que tengo recuerdos esa noche: Un pollo relleno con salsa de vino tinto. A mí me envió su propuesta Esther de "Cocinando Sabores" y se trata de unas "Coques Cristina", típicas de Valencia y a las que les he dado mi toque personal al hacerlas en estas cápsulas navideñas que me regaló junto a la receta (además de unas galletas nevaditas hechas por ella que nos comimos de una sentada en casa, duraron exactamente 24 horas y porque había que dormir que si no...). Realmente se hacen poniendo un par de cucharadas de masa sobre unas obleas o papel de horno y quedan como unas tortas redondas y planas, pero por variar las hice así. Son unos bizcochitos de almendras y claras buenísimos.
Ya sabéis que para ver las recetas de Patricia y de Esther, sólo tenéis que pinchar en los enlaces que he puesto anteriormente.


COQUES CRISTINA:

3 huevos (separando las yemas y las claras)
130gr de azúcar glas
125gr de almendra molida
Ralladura de limón (al gusto)
Azúcar para espolvorear

Precalentamos el horno a 170º. Montamos las claras a punto de nieve con el azúcar. Añadimos la almendra, la ralladura de limón y las yemas y mezclamos todos con movimientos envolventes.
Colocamos dos cucharadas de la mezcla en la bandeja sobre papel de horno, obleas o cápsulas  y espolvoreamos con azúcar.Metemos en el horno a 170º durante unos doce minutos, hasta que veamos que se empiezan a dorar.Sacamos las coques de horno y las pasamos a una rejilla hasta que estén frías.



sábado, 1 de diciembre de 2012

HISTORIAS DE NAVIDAD 2012: ESTONIAN KRINGEL.

Ya estamos en diciembre, el olor, el color y para todos nosotros, el sabor de la Navidad se nota ya en todos los rincones. Todos los que me seguís sabéis que no soy muy amante de algunas fiestas que se han puesto de moda últimamente en España, pero la Navidad es otra historia, es una fiesta nuestra, de muchos países sí, pero nuestra, y de estas fiestas me gusta todo. Me gusta su significado, la decoración, la comida, los villancicos, el olor a invierno... pero sobre todo, las Navidades me gustan porque para mí significan el reencuentro con mi familia, es en Navidad cuando vuelvo a mi casa, a mi pueblo y cuando, por fin, después de un año vuelvo a ver a toda mi familia, a mi madre, mis hermanos y mis sobrinos. Esto sólo lo entendemos los que nos pasamos un año sin poder estar todos juntos en familia, pero para los demás resultará fácil imaginar lo que deseamos que lleguen estas fechas. Fuera de cosas comerciales, de regalos... yo lo que quiero en estas fechas es estar en mi casa, en mi pueblo, que mis hijas vayan allí y vean de dónde es su madre... Íntimamente unido a estas reuniones familiares, a estas fiestas, está la comida. Comida de todo tipo pero que comemos con la gente que queremos, comida que no comemos en ningún otro momento del año o, que si lo hacemos , no nos sabe igual. Comida que nos habla de tradiciones y de recuerdos. Cada casa tiene sus propias comidas navideñas y cada país, región o pueblo, las suyas. Yo, como cada mes de diciembre, os iré poniendo algunas recetas tradicionales de aquí y de otros países. Empiezo con una Estonian Kringel o Trenza Rusa.
 
El Estoninan Kringel, es un dulce tradicional de casi todos los países del norte de Europa, sobre todo Noruega. Se puede encontrar en cualquier época del año, pero es tradicional desayunar uno recién hecho la mañana de Navidad. Se puede rellenar de cualquier cosa, pasas, arándanos, chispas de chocolate o, como es mi caso de canela y azúcar porque sí para mí la Navidad tiene un olor y un sabor es el de la canela.


ESTONIAN KRINGEL:

- 400 gr de harina.
- 1 taza de leche templada.
- 5 mg de levadura fresca.
- 50 gr de mantequilla derretida.
- 35 gr de azúcar.
- 1 huevo.
- 1 cucharadita de esencia de vainilla.

- Canela y azúcar para el relleno.

Deshacemos la levadura en la leche. Batimos el azúcar y el huevo hasta que espume. Añadimos la mantequilla derretida fría, la esencia de vainilla y la leche. Cuando esté bien mezclado vamos añadiendo la harina poco a poco. Cuando esté todo bien amasado y no se pegue en los dedos (o, si se usa robot, se separe de las paredes del bol), lo tapamos con un paño húmedo y lo dejamos levar hasta que doble su volumen. Precalentamos el horno a 200º.
Cuando haya doblado el volumen, extendemos la masa con un rodillo hasta que se nos quede con un grosor de medio centímetro. Echamos el azúcar con canela por encima, sin que se nos queden huecos sin relleno. Dividimos la masa en dos y formamos un rulo con cada parte, con un cuchillo los cortamos longitudinalmente sin que llegue a partirse el rulo(procurando no llegar a abajo del todo en el corte). Enrollamos un rulo con otro como si fuese una trenza y unimos los extremos (procurando que os quede mejor que a mí que los uní fatal).
Horneamos 30 minutos a 200º.


Decir que es un dulce buenísimo es obvio para cualquiera que le guste el brioche, su suavidad y esponjosidad, y  la canela. Caliente está impresionante... y el día de Navidad, mojado en chocolate con esos fríos del Norte de Europa, debe ser uno de esos momentos familiares de los que os hablaba antes.

domingo, 25 de noviembre de 2012

BOSTON CREAM PIE


 
Esta tarta la tenía en mi lista de pendientes desde hace mucho tiempo, pero entre unas cosas y otras, ha sido de las típicas que he ido dejando siempre para otro momento y parecía que ese momento no llegaba nunca, pero cuando Tesa de "La cocina de Tesa" publicó su concurso de "Recetas americanas", supe que no podía retrasarlo más. Os tengo que decir que no sé por qué he esperado tanto tiempo para prepararla porque está buenísima. Yo no soy muy amante de esas grandes tartas americanas perfectas, llenas de mantequilla... pero esta es todo lo contrario es suave, sencilla de preparar... y me ha recordado mucho a la pastelería tradicional de nuestros pueblos con sus cremas pasteleras, su ligero sabor a licor (por añadirle ron a la crema pastelera y al almíbar, en mi caso), de hecho me ha traído muchos recuerdos de una pastelería de mi pueblo que, cuando voy, siempre compro algo, sobre todo cosas con crema pastelera, como sus "Miguelitos" o sus dulces "pañuelos" que,  están buenísimos y son a los que me ha recordado esta tarta. Vamos que se va a convertir en un clásico en casa.

Esta tarta es la tarta tradicional del estado de Massachusets, aunque sus orígenes realmente están en Nueva York, pero sin su cobertura de chocolate, sino con azúcar glas, siendo el chef francés M. Sanzian del Boston’s Parker House Hotel quien decidió coronar este cake con el glaseado de chocolate, quedando definitívamente así y pasando a ser el postre oficial de Massachusets.
 

BOSTON CREAM PIE (FUENTE: Food and Cook):

BIZCOCHO (Victoria Sponge Cake):

225 gr. mantequilla, a temperatura ambiente
225 gr. azúcar
1 cdta. de extracto de vainilla
4 huevos grandes
200 gr. de harina con levadura
25 gr. de maicena
1 cdta. de levadura
4 cdas de leche

ALMÍBAR:

- 200 gr de azúcar.
- 200 ml de agua.
- 10 ml de ron.
 
Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora con el accesorio de pala menos la leche, y lo mezclamos durante unos 2-3 minutos a baja velocidad, hasta que veamos que los ingredientes se hayan integrado complétamente y la masa adquiera una textura cremosa y homogénea. Agregamos la leche y realizamos el mismo proceso, obtendremos una masa final más fluida y suave.
Distribuimos nuestra masa uniformemente sobre dos moldes previamente engrasados y lo horneamos durante unos 25 minutos a 180º.
Desmoldamos los bizcochos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras el bizcocho se hace preparamos el almíbar poniendo todos los ingredientes en un cazo y llevándolo a ebullición durante 5 minutos. Retiramos y dejamos enfriar.

En la versión tradicional de EE.UU no se le añade almíbar, pero a mí los bizcochos me gustan bastante suaves y húmedos.

CREMA PASTELERA:

125 ml. de leche
125 ml. nata de repostería (double cream)
1 cdta. de vainilla
3 yemas de huevo
50 gr. de azúcar
15 gr. de harina
20 ml de ron
 
En un cuenco batimos las yemas de huevo junto con el azúcar con la ayuda de una varilla, hasta que estén integrados, seguidamente añadimos la vainilla e incorporamos a la mezcla. Añadimos la harina y lo mezclamos nuevamente.
 
Llevamos a ebullición la nata, la leche y el ron, momento en el cual añadiremos la mezcla anterior, llevándolo nuevamente a ebullición hasta que empiecen a aparecer pequeñas burbujas en la superficie, bajamos el fuego y cocemos hasta que se espese.
 
Vertimos la crema sobre un cuenco y lo tapamos con film transparente y dejamos enfriar.

COBERTURA DE CHOCOLATE:

150 ml. de nata de repostería
1 cdta. extracto de vainilla
1 cdta. de mantequilla
150 gr. de chocolate negro.
 
Calentamos al fuego la nata, la vainilla, y la mantequilla. Cuando rompa a hervir retiramos del fuego y echamos el chocolate troceado, removiendo hasta que se deshaga.


MONTAJE:

Ponemos una capa de bizcocho, calamos con el almíbar. Cubrimos con una buena capa de crema pastelera. Tapamos con el otro bizcocho. Echamos la cobertura de chocolate por encima.

Para finaliza, aunque ya lo he dicho al principio, con esta tarta participo en el concurso  de recetas norteamericanas de Teresa "La cocina de Tesa"



Y, aunque engorden como demonios, probad la versión donuts (aunque sea uno), están impresionantemente ricos.

lunes, 19 de noviembre de 2012

FOCACCIA BIRDS: RETO "QUÉ RICO, MAMÁ"


Este mes nuestro retos mensual de "Qué rico, mamá" se ha retrasado  y es que el mes de noviembre para mí es una locura, desde finales de octubre a mediados de noviembre me paso los fines de semana haciendo tartas y más tartas para un montón de cumpleaños familiares y casi no me da tiempo para nada más. Así que, tengo que agradecer a mis dos compañeras retadoras que hayan cambiado sus planes y el día de publicación por mí.



Bueno, esta vez la propuesta la hizo, Cuinera de "Cocinando Sabores" y  se trataba de hacer un pan infantil. Mi propuesta es una focaccia con forma de pajarito, por eso de que les llame la atención a los más pequeños porque realmente no hace falta darle ninguna forma para que empecemos a picar y picar y a no parar de picar con esta focaccia (la masa que quedó para nosotros la hice como siempre, añadiéndole sal maldón y romero).


Para ver el resto de propuestas, pinchad en los enlaces:

- Cocinando sabores.
- El recetario de mi cocina.



FOCACCIA BIRDS:

- 700 grs de harina de todo uso.
- 120 grs de aceite de oliva.
- 10 cucharadas de sal.
- 1 cucharada de azúcar.
- 2 sobres de levadura seca de repostería.
- 400 ml de agua templada.

Se disuelve la levadura en el agua templada. En un bol se ponen todos los ingredientes juntos y se amasa (en el caso de usar Kitchenaid a velocidad baja) durante 8 minutos. Pasado este tiempo vemos si necesita un poco más de harina (se deberá despegar la masa de las paredes del bol si no es así, deberemos añadir un poco más de harina). Dejamos reposar una hora tapado con un paño húmedo. Pasado este tiempo desgasificamos y dejamos reposar nuevamente otra hora. Transcurrido el tiempo extendemos la masa con la ayuda de un rodillo, dándole un grosor de no menos de un centímetro. Precalentamos el horno a 200º. Cortamos con un cortador en forma de pajarito (o de lo que queramos) y pintamos los pajaritos con un poco de aceite. Horneamos 12-14 minutos a 200º.

Servirlos calientes, rellenos de lo que queramos (con jamón y queso están buenísimos). Y, como nos sale un motón de masa, con toda la que nos quede preparamos una focaccia con sal y romero para los mayores (y tomarla caliente también).



Espero que os haya gustado la idea.

viernes, 16 de noviembre de 2012

IRISH SODA BREAD: VERSIÓN DULCE



Este mes sí llego a tiempo, a pesar de tener una semana de locos con múltiples cumpleaños y haciendo tartas como una loca, no se me ha pasado esta cita con Bake the world.
Esta vez, la propuesta era preparar un pan facilísimo, en el que no hay que esperar tiempos de levado, ni usar masa madre, ni nada de todos esos términos "raros" que nos asustan a las inexpertas paneras como yo. se trata de un pan que se puede preparar tanto en versión salada o, como yo, añadirle unas pasas, nueces, algo de azúcar y convertirlo en un pan dulce que, tostadito y untado con una buena mantequilla está buenísimo.
En Irlanda es típico preparar este pan el día de San Patricio.La característica fundamental, como ya os he dicho, es que no necesita leavdos y no lleva levadura, haciendo su función la mezcla del bicarbonato y el Buttermilk, que además le da un sabor un tanto ácido y particular.
Os dejo con la receta que no me puedo enrollar más y para saber más sobre este pan sólo tenemos que buscar por la red... o muchísimo mejor, que es lo que os aconsejo que hágáis, id a Bake the World y empezad a ver las magníficas propuestas de todas las participantes ¿A qué os apatece la idea?
 

SWEET IRISH SODA BREAD:

- 450 gr de harina de todo uso.
- 1 cucharada de bicarbonato sódico.
- 5 gr de sal.
- 400 ml de buttermilk.
- 1 cucharada de azúcar.
- 150 gr de pasas.

Se mezclan todos los ingredientes y, a la masa le damos forma de bola. Dejamos reposar 40 minutos. Precalentamos el horno. Le hacemos un corte en forma de cruz y lo horneamos 20 minutos a 220º.



Buen fin de semana a todos!!!!



lunes, 5 de noviembre de 2012

ESPIRALES DE CHOCOLATE Y VAINILLA




Estas galletas son un clásico total en los blogs de cocina. Hacía mucho tiempo que tenía ganas de preparar estas galletas porque hay que ver lo bonitas que quedan y qué vistosas son, pero entre unas cosas y otras, aún no las había hecho. En principio había pensado hacerlas usando algún tipo de colorante, para darles algo de color, pero luego pensé ¿y para qué voy a usar colorantes teniendo cacao y pudiéndoles dar sabor a chocolate? A lo mejor no quedan tan vistosas que si las hubiese hecho por ejemplo en rojo y blanco, por poner un ejemplo… pero el sabor hubiese sido el mismo en toda la galleta (porque los colorantes, aunque bonitos, no dan sabor y además, ya sabéis que yo no soy muy amante de colorantes) y no se hubiese disfrutado del contraste entre el chocolate y la vainilla y eso hubiese sido una pena. Ya estoy pensando en hacerlas usando otro tipo de ingredientes a ver qué tal.


ESPIRALES DE CHOCOLATE Y VAINILLA:
 
- 250 grs de mantequilla.
- 150 grs de azúcar glas.
- 500 gr de harina.
- 1 huevo batido.
- 2 cucharaditas de pasta de vainilla.
- 25 grs de cacao en polvo.
 
Se baten el azúcar con la mantequilla, a temperatura ambiente, hasta que quede cremoso. Se añaden la pasta de vainilla y el huevo batido y se bate durante un minuto (si vemos que no se mezcla bien, añadimos una cucharada de harina). Añadimos la harina tamizada poco a poco. Cuando la masa esté lista, la dividimos en dos partes iguales. A una de ella le echamos el cacao y lo mezclamos bien. Extendemos las dos masas, ponemos una encima de otra y enrollamos. Envolvemos con papel film todo el rollo y lo dejamos reposar en la nevera, al menos una hora (yo lo dejé toda la noche). Lo sacamos del frigorífico y, mientras precalentamos el horno a 180º, lo cortamos en discos del tamaño  que queramos (no muy gruesos). Horneamos 10-12 minutos. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 
Y ahora sólo queda disfrutarlas acompañada de una buena bebida caliente para combatir el frío (aunque aquí en Tenerife parece pleno verano ¡¡¡qué ganas de que bajen las temperaturas!!!).
 
 

domingo, 28 de octubre de 2012

CREMA DE CALABAZA Y CHAMPAGNE


Cuando he ido a publicar esta receta, me he dado cuenta de que, a pesar de que en casa hago muchísimas cremas, sobre todo en otoño e invierno, aún no tenía publicada ninguna. Las cremas me gustan muchísimo, por su versatilidad, admiten casi cualquier ingrediente, reconfortan en los días fríos, te apañan una comida o una cena acompañada de algo ligero, son sanas, son una forma estupenda de que los niños coman verduras...La semana pasada Chelo, de Cogollos de Agua, publicó una crema de calabaza con tosta de queso manchego que es uno de mis pendientes, pero leyendo su entrada, nos remitía entre otras cremas a una crema de calabaza y cava que, al instante supe que sería la siguiente crema que comeríamos en casa. Hoy la hemos comido y está muy rica, un sabor distinto para la clásica crema de calabaza. Yo la he versionado un poco, pero la esencia es la misma que la receta de Chelo.



CREMA DE CALABAZA Y CHAMPAGNE:

- 1 puerro.
- 750 gr de calabaza.
- 2 zanahorias.
- 2 patatas.
- Agua.
- 200 ml de champagne.
- 200 ml de nata
- Sal.
- Pimienta.
- Aceite.
- Pipas de girasol para decorar.

En una olla sofreímos el puerro´picado hasta que esté blandito. Añadimos la calabaza, las zanahorias, las patatas (todo en trozos) y le añadimos el agua y el champagne y lo dejamos cocer 20 minutos. Añadimos la nata y la pimienta y dejamos 3 o 4 minutos más. Retiramos del fuego y cuando esté templado batimos bien (si es necesario pasamos por un colador o un chino para que no quede ningún grumo). Servimos acompañado de unas pipas de girasol tostaditas y ya está, a disfrutarla.

lunes, 22 de octubre de 2012

CIABATTA RÚSTICA DE MASA MADRE








Este mes mi intención era participar en la propuesta de “Bake the world” preparando una ciabatta así que, hace un par de semanas, amasé y horneé dos fantásticas ciabattas  pero yo, y mi desastre con los correos (no los suelo mirar mucho que digamos), hicieron que no me diese cuenta que la fecha de publicación había cambiado del día 17 al día 16, de una manera más que acertada ya que el día 16 se celebre el Día mundial del pan. Total que, como el concurso que había organizado terminaba el 15, el 16 tenía que publicar el ganador y así lo hice… cuál es mi sorpresa que ese día empiezo a ver publicaciones de ciabattas… me voy al correo y ahí estaba la prueba de mi delito, un correo de Bake the World avisándome del cambio… Sí, sí… en la era de la tecnología y yo sigo siendo un desastre total, pero bueno, así soy yo.
A pesar de ello, como comprenderéis, después de amasar y hacerle un montón de plegados a la masa, haberla horneado y degustado, no iba a dejar sin publicar mis ciabattas y, para la próxima vez, prometo ver el correo todos los días (o lo intentaré, de verdad).

Hace dos o tres meses publiqué una chapata utilizando un prefermento, esta vez quería variar y utilizar tan sólo masa madre. En esta ocasión utilicé masa madre de Eric Kayser, es muy rápida de hacer y me suele dar muy buenos resultados,a demás al ser una masa madre muy hidratada va perfecta para hacer ciabatta.

Leyendo las distintas entradas que las participantes este mes en la propuesta habían hecho, ví la entrada de Virginia de Sweet and Sour y me resultó muy curioso, porque no lo había leído nunca, que la ciabatta recibe su nombre porque en la región del lago de Como, en Italia, se fijaron en que su forma se parece a la alpargatas tradicionales de esa región y así recibió el nombre actual de Ciabatta.






Os dejo mi versión con la promesa de que el próximo mes publico a tiempo.

-         350 gr de masa madre.
-         400 gr de harina de fuerza.
-  200 agua.
-         25 gr de AOVE.
-         10 gr de sal.
-         Una pizca de levadura seca de panadería.

Ponemos todos los ingredientes en un bol y amasamos hasta que quede todo integrado. Con la ayuda de una rasqueta pasamos la masa a una superficie enharinada (con bastante harina) y trabajamos la masa durante unos diez minutos. Le damos forma rectangular y la dejamos reposar 45 minutos, tapada con un paño.
Pasado este tiempo hacemos el primer plegado, llevamos un extremo hacía el centro, luego el contrario y, finalmente los otros dos, le damos la vuelta y la dejamos reposar, tapada con un paño paño, esta vez 1 hora. Transcurrido este tiempo, volvemos a hacer otro plegado (de la misma manera que anteriormente). Volvemos a dejar reposar otra hora. Pasada esta última hora, dividimos la masa en dos, y volvemos a plegar cada porción de masa por separado, y dejamos levar media hora.
Mientras, precalentamos el horno a 220º, introduciendo un bol con agua y, si tenéis unos ladrillos refractarios (truquillo de Clara, que me dio hace mucho tiempo y siempre uso para darle un toque a horno de leña a las cosas).
Pintamos las ciabattas con un poco de aceite de oliva y horneamos 40 minutos a 220º. Dejamos que se enfríen (o no como es el caso de mi casa) y ¡¡¡¡a comer!!!!




Las chapatas con masa madre me salieron buenísimas, pero creo que debería añadirle más agua la próxima vez porque, aunque tenía los famosos alveolos de la chapata, le faltaban más aún... y eso sólo se consigue con una masa aún más hidratada ¿o no? Lo probaré y os diré.

martes, 16 de octubre de 2012

¿QUIÉN SERÁ, SERÁ...? RESULTADO DEL CONCURSO



Qué cierto es el dicho de "nunca te acostarás sin saber algo nuevo". Día a día vamos aprendiendo cosas nuevas, insignificantes o importantes, interesantes o no, da igual, el caso es que, día a día,  aprendemos algo diferente. Como os decía cuando publiqué la entrada en la que anunciaba el concurso hay una serie de cosas que, con el paso del tiempo, se han convertido en grandes aficiones: Una es obvia: la cocina. Otra es la lectura, no puedo pasar un día sin leer, otra es la historia, así que imagináos lo que me ha podido divertir este concurso: He visto recetas estupendas, he leído y he conocido historias interesantísimas sobre distintos dulces y encima he visto cumplida mi última afición: Viajar (imaginariamente, pero he viajado).Todos estos dulces tienen una historia detrás, tradiciones de diferentes países del mundo, historias  que recorren los cinco continentes:


EUROPA:
1. Migas con locura: Chelsea Buns de Chocolate Blanco y nectarinas: Clara, nos lleva hasta la época victoriana inglesa con un dulce que, como dice ella, nos hace descubrir por qué la Reina estaba, digámoslo así, un poco rellena JEJEJEJE, aunque con cosas así yo también lo estaría.


2. Cocido de sopa: Bakewell tart. Con Yolanda recordé a los Tudor y al mujeriego de Enrique VIII (mujeriego y un tanto aficionado a cortar cabezas) y me reí un rato con su historia de la tortilla de patatas, si es que como nuestra comida no hay otra ¿verdad?


3. Cogollo de Agua: Fouace Aveyron . Chelo nos transporta a tierras francesas con un brioche con un toque a Roscón de Reyes que me imaginaba tomando en un día de lluvia con un chocolate caliente, mirando a través de las ventanas con un buen libro... ummmmm.


4. Rezetas de Carmen: Tiramisú de Fresa: ¿Cómo iba a faltar Italia? Con Carmen recordé Roma, sus calles, sus fuentes... la ciudad eterna.


5. Con las zarpas en la masa: Vetebrod. Paula nos enseña un pan dulce típico de Suecia, un pan que si sabe tan bien como bonito es debe ser una auténtica delicia y si lo acompañamos de un buen café, un fin de semana sin prisas para desayunar ni os cuento, el paraíso terrenal.


6. El pucherete de Mari: Pasteis de Belem: Y nos vamos al país vecino, a imaginarnos en las calles de Lisboa, a pensar en unas vacaciones en el país vecino, en visitar la preciosa Oporto...


7. La cocina de las casinas. Pasteis de Belem. Dos veces han presentado esta receta, por algo será ¿no? Es que son unos pasteles buenísimos, así que volvemos a nuestro querido país vecino.


8. Thermofan: Portokalópita. Marisa me llevó a Grecia, dice que no sabe si definir este dulce con sabor a naranja como bizcocho, flan... habrá que probar para decidir ¿no?


9. Jarita´s Cookies: Tarta Sacher. No hay nada más que añadir, una tarta de las grandes, de las famosas, de las ricas de verdad, de esas que no pasan de moda.... ¿y si la tomamos en Viena?


10. Lau recetas: Shortbread. Laura me recordó las ganas que tengo de ir a Escocia, uno de esos viajes pendientes que nunca llegan... pero llegará, ya veréis, quien lo sigue lo consigue.


11. Upssss repetí a Mari, me acabo de dar cuenta, pero son las tantas y no puedo más, así que así se queda hasta mañana.


12. EL recetario de mi cocina: Goxua. Y para finalizar, de la mano de Patricia, recorremos España, el norte, me paro a recordar  sus paisajes, su costa, ¡¡¡su comida!!!!, en fin, todo.


AMÉRICA:






1. Aisha Kandisha: Lemon Chiffon Cake. Ya que este año que pensaba ir a ver a mi hermano que vive en Boston y no podía, José me trajo un pedacito de allí, contándome como un corredor de seguros ideó esta magnífica receta.

2. Sweet and Sour: Torta de Jojoto . Virginia me trasladó a la 8ª isla, como llaman en Canarias a Venezuela, debido a la emigración que hubo de las islas allí hace años (aunque ahora emigramos a otros sitios) y me enseñó uno de los dulces más curiosos que he visto y que tengo muchas ganas de probar, echadle un vistazo, ya veréis.

3. Cocinando en un rincón del mundo: Brownie de chocolate. Mi querida Cuinera, compañera y amiga bloguera, no podía faltar y me lleva de vuelta a EEUU para comernos juntas un delicioso brownie de CHOCOLATE (el chocolate se tiene que nombrar en mayúsculas, JAJAJAJA, se nota que soy chocolatera ¿verdad?)

4. Bocados divinos: pastaflora. A Beatriz, que le tengo que pedir disculpas porque, aunque no se me olvidó para nada su receta, se me olvidó incluir su foto... demasiadas cosas en la cabeza y recibir propuestas hasta última hora de la tarde de ayer es lo que tiene... en fin, que Beatriz nos lleva a la tierra del tango y del glaciar Perito Moreno: Argentina con una tarta que nos recuerdo a la Linzer Torte.
 
5. Kooking: Pumpkin spice cake: Voy y vuelvo de latinoamérica a norteamérica como el que va de una esquina de la calle a otra, JEJEJEJE, un pastel de calabaza fantástico, propio del terrorífico Halloween (y de los pocos que he probado y me ha encantado)
ÁFRICA:



La Cocina de Tesa: Bombones árabes. Depende de como se mire y en qué país los comamos, podríamos estar en África o en Asia, pero yo he decidió que me los quiero imaginar comiéndomelos en un oasis espectacular en medio del desierto en el Norte de África en esa vuelta imaginaria alrededor del mundo que he hecho¿por qué no?.
ASIA:


Circus Day: Kasutera. Caty, de Circus Day nos lleva al país del sol naciente, a Japón, para descubir un bizcocho típico japonés pero con raíces portuguesas. Si es que donde no hayamos llegados los ibéricos no ha llegado nadie (Asia, América, África...)

No puedo dejar al margen a Salomé, de Bloc de Recetas, que me ha traído un mega mix, entre un bizcocho de yogur (que para mí es originario de España ¿o no? por lo menos es el de mi casa de toda la vida y no hay ningún bizcocho que lo desbanque, un cake de fruta escarchada inglés y un bundt cake americano)... así que queda englobado en la categoría "de todas partes", con tu permiso Salomé JAJAJAJA: Bizcocho integral de frutas escarchadas.



Como veís me falta Australia, pero no, no... que para que la pobre no se quedase sin dulce, ya he hecho yo una cosa que os presentaré en breve (y no es la famosa pavlova que todos conocemos, tenía que indagar un poco más). es que no me pdía quedar sin viajar allí también.


Como podéis comprobar en casa no lo hemos tenido fácil para decidir, encima estoy realmente preocupada porque me voy a poner como una vaca lechera (¿qué voy a hacer con mi ropa?), porque los tengo que probar todos, todos, todos... es que veo las fotos y no le pego un bocado a la pantalla porque no puedo porque si no....

Bueno, finalmente, ha habido que tomar una decisión y, aunque hasta al final hemos dudado entre tres, hemos decidido que el primer ganador de la I Edicíón de Dulces Internacionales de "El Pastelito Valiente", sea................. YOLANDA DE COCIDO DE SOPA CON SU BAKEWELL TART, y eso a pesar de que Enrique VIII no me cae muy bien que dejó a una española por una extranjerilla, con lo que valemos las españolas, y si encima una es hija de los Reyes Católicos ya ni te cuento la valía que tenía Catalina de Aragón, ¡¡¡será posible lo que le hizo el muy ...!!!!

Yolanda, mándame un mail con tu dirección para enviarte el libro.

Muchísimas gracias a tod@s por participar, conforme vaya haciendo recetas las publicaré y os lo diré porque de verdad lo hemos tenido muy difícil.